EL FUTBOLÍN DE TODA LA VIDA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL FUTBOLÍN DE TODA LA VIDA

Mensaje por Antoniohermi el Mar 1 Jun 2010 - 8:26

EL FUTBOLÍN DE TODA LA VIDA
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ayer mismo hablando con un gran sevillista e investigador de nuestra historia,la del Sevilla fútbol club,como es nuestro hermano y muy admirado mio don ANTONIO RAMIREZ de "voladizo de gol sur",tuvimos un pequeño guiño y conversación a este artilugio,en la peña Pepe Castro hay uno de estos,de los de antes o de los de toda la vida y que con la play station nuestros hijos se están privando de conocer y de disfrutar.

Al igual que a mi edad yo me estoy adaptando a las nuevas técnicas en esto por ejemplo del internet,tambien debemos recuperar cosas de antaño que marcaron nuestra niñez y que ya forma parte de nuestra propia forma de habernos curtido,no solo esto del fútbolín era un juego en si,esto era lugar de citas con los amigos antes de ir a buscar a las novias y despues incluso también,era la primera copa o preludio de que es lo que planeariamos ese dia o ese fin de semana,de paso con el ingrediente del fútbol de por medio,a unos le gustaba mas el villar,a mi lo del villar no sé porque me daba y me sigue dando repelo,a otros el ping-pong,pero a la gran mayoria el futbolín,será por eso,eso de que el fútbol es el deporte rey y mueve a las masas.

Aqui os dejo un pequeño relato de este minicampo de fútbol,que al menos en mi persona deja muy bellos recuerdos en mi niñez y no tan niño también,campeonatos de fútbol a nivel de la cintura y puro arte del regate,la parada,la finta y casi me atreveria a decir el dominio de la bola sacada muchas veces,como se encargó Antonio de recordarme,como si abrieramos un güevo en la sartén,a falta de otras cosas hoy quise como comenté a mi hermano Antonio ayer rendir un pequeño homenaje a este cuadrilatero de jugadores entrelazados con una barra de hierro por las espaldas.

ESTE ES EL PEQUEÑO RELATO COPIADO DE UN ARTICULO EN INTERNET.
Así se llamaba desde mayo de 1936, con síntesis muy cervantina, la organización a la que pertenecía Alejandro Finisterre en Madrid y que ya había venido publicando la revista Paso a la juventud. A través de ella su futuro editor tomo contacto con León Felipe y contribuyo a montar en octubre de 1936 el primer recital del poeta durante la guerra, en el teatro de la comedia.

En Noviembre de ese año Finisterre quedo sepultado en uno de los bombardeos de Madrid, logro ser rescatado y fue evacuado a Valencia desde donde se le traslado a un hospital de sangre instalado por la Generalitat de Cataluña en la colonia de Puig, un lugar de veraneo cercano a Monserrat que aun se conserva en pie, aunque muy deteriorado. Sus instalaciones habían sido incautadas para recibir a ancianos, niños y heridos, a los que se trataba de ofrecer alguna distracción.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Finisterre tenía entonces 17 años, y la suficiente capacidad de iniciativa como para aportar su granito de arena. En un principio, de manera muy modesta: se limitaba a pasarle las partituras a una enfermera que tocaba el piano, y de la que andaba enamoriscado. Pero como le daba mucha vergüenza estar allí cambiando hojas delante de todos en las veladas artísticas que organizaban, pensó en comprar un pasa hojas mecánico en su próxima visita a Barcelona. Para su sorpresa, tal aparato no existía y tomo la decisión de inventarlo. Convenció a un carpintero de Monistrol para que fabricara un prototipo que el mismo diseño, y se dispuso a probarlo en uno de esos conciertos. Todo el mundo asisto con gran expectación, no tanto por la música como para ver como cumplía su misión aquel artefacto que accionaba unas pinzas móviles mediante un pedal de pie. Funciono. Tan bien funciono que en 1948 vio en un escaparate de Paris un pasa hojas idéntico. Puesto en contacto con el fabricante, resulto ser el suyo , y mediante la asesora jurídica de la Asociación Internacional de Refugiados logro que le pagaran una cifra respetable, que le permitiría viajar a América e instalarse en Ecuador, donde fundaría la revista de poesía Ecuador 0º 0'0'', que editaba en Londres Waterlow & Sons.

Pero no adelantemos acontecimientos: nos encontramos en la España de 1937, y el joven Finisterre esta en plena fiebre inventora, con la complicidad de un hábil carpintero de Monistrol. Es entonces cuando el encargado de la colonia le encomienda el cuidado de los niños, y organiza la escuela según las pedagogías anarquista de Ferrer Guardia. Pronto se da cuenta de que a los niños les interesa más el fútbol que el esperanto. Cuando hacia buen tiempo no había problema de jugar al aire libre, pero cuando llovía solo podían hacerlo en los salones del Hotel Marcet y allí lo rompían todo, estaba ante un reto digno sucesor del pasa hojas mecánico.

Coincidió con una racha de reivindicación de los juguetes. En un principio la guerra dejo a todos los niños sin ellos, ya que sus artesanos y materias primas habían sido desviados a las actividades bélicas y algunas de las fábricas mas renombradas, como las de Paya, tuvieron que dedicarse a producir espoletas y municiones. Otro de los problemas añadidos en le bando leal era sustituir una fiesta tan arraigada como los Reyes Magos por otra de contenido republicano. Pero a la larga se comprobó que ni siquiera que una guerra podía hacerse sin juguetes y en el año 1937 se empezaron a recuperar. Pocos eran específicamente bélicos, a excepción de un miliciano que levantaba el puño, aunque si proliferaron los recortables, algunos tan espectaculares como " Diorama de la Batalla de Madrid ".

En estas circunstancias invento Finisterre el futbolín y fabrico con su amigo el carpintero el primer modelo, y lo patento en Barcelona, en el que los futbolistas eran de madera de Boj, un material que permite todo tipo de efectos y sutilezas cuando la pelota es de corcho aglomerado. Aquello fue mano de Santo: La chiquillada se volcó sobre el nuevo juguete, dejo de romper cosas y hasta los niños mutilados, podían participar y, a menudo ganar.

Cuando se instalo en Guatemala en 1952 tras su aludido viaje a América, Finisterre perfecciono el futbolín hasta lograr una autentica obra de arte, con barras telescópicas de acero Sueco y mesa de caoba de Santa Maria, la mas fina del mundo. Dada la habilidad y delicadeza de los indios para la juguetería, Guatemala era un lugar idóneo que ofrecía, además, embarques a los océanos Atlántico y Pacifico y estaba cerca de un centro de comunicaciones tan importante como el canal de Panamá. Ello le animo a otras innovaciones, como las cajas de música y el baloncesto de mesa, con una pelota con aplicaciones metálicas que permitían la atracción por magnetismo.

Pero cuando el futbolín ya empezaba a venderse bien en Centroamérica, Castillo Armas invadió Guatemala y Finisterre por su militancia izquierdista y la competencia que hacia el negocio al monopolio estatal de maquinas tragaperras. Las mismas dificultades encontró en otros países : el futbolín pudo ser un gran negocio en Estados Unidos, pero para ello habría que haber tenido que llegar a acuerdos con la mafia. En cuanto a México, donde se instalo en 1956, fue pirateado de inmediato sin posibilidad de control de royalties, por lo que decidió dedicarse a la edición de libros de arte y la obra de los exiliados.

Fue así como empezó a publicar a León Felipe, a quien había reencontrado allí. Y cuando regreso a España en los años 60 se encontró con la sorpresa de que el país estaba lleno de futbolines. Aunque el no sabia que por entonces, su prototipo de la colonia Puig había conocido una fulminante expansión en plena guerra civil , y los fabricantes Valencianos lo habían convertido en la posguerra en el juego nacional por excelencia. Su invento, que había nacido en un hospital de sangre y en otros países, se utilizaría para que los niños recuperasen reflejos y movimientos, se jugaba en la España del gol de Marcelino a Rusia con una contundencia que rayaba ensañamiento.

Finisterre no pudo por menos de asombrarse de la transformación sufrida por algo que el había concebido como algo lleno de matices a base de jugadores de madera y una pelota de corcho y que hache habíamos convertido en un intercambio de trancazos entre dos bandos de futbolistas de plomo y balones de marmolina. Quizás empezó a entenderlo todo mejor cuando recibió aquella citación del Tribunal del Orden Publico que le recordaba que no en vano había transcurrido una guerra. Se supone que era difícil ejecutar con delicadeza algo que, después de todo, era hijo de aquel conflicto, y cuyos jugadores (fundidos en un metal que había segado la vida de mas de un Español) algo tenían de soldaditos de plomo que pateaban aquellas bolas compactas como balas de cañón.
avatar
Antoniohermi

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 08/05/2010

Ver perfil de usuario http://www.sevillistasporelmundo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.